Cerrar
LLÁMANOS: 900 802 862

Cerrar
TE LLAMAMOS

Envíanos tu teléfono, y te llamaremos lo antes posible*.

O ESCRÍBENOS UN EMAIL

Completa el siguiente formulario y un experto de nuestro equipo atenderá tu solicitud.

Menu mobile Gesvalt | Consultoría, Valoración, Tasación Inmobiliaria Escíbenos Te llamamos
Te llamamos
ACTUALIDAD

Cómo afectará la economía digital al futuro del empleo

11 febrero, 2020

Entrevistamos a Joana Sánchez, experta en economía digital, sobre los retos a los que nos enfrentaremos en el futuro del trabajo. ¿Estamos preparados para estos nuevos cambios?

Cómo afectará la economía digital al futuro del empleo

La mayor parte del trabajo que conocemos hasta ahora va a cambiar. La automatización de procesos, la robótica, el coworking, y los nuevos modelos de trabajo conducen a un replanteamiento de las profesiones del futuro y al modelo de educación. Con esta premisa, Joana Sánchez, empresaria, emprendedora y directiva con más de 20 años de experiencia en la dirección de equipos y personas, analiza cuáles son los desafíos a los que se enfrenta la sociedad del futuro.

Si nos imaginamos el mundo dentro de 20 años ¿Cómo van a evolucionar los perfiles profesionales?

En el futuro cambiará la manera de cómo vamos a trabajar. Probablemente, entre el 80 y 90 por ciento de las nuevas profesiones aún no las conocemos y ni siquiera imaginamos cómo serán. El escenario de los perfiles del mañana será el de individuos que trabajen para sí mismos y con capacidad de sumarse a proyectos de terceros.

El trabajo será algo más que un espacio físico. Los profesionales ya no estarán encerrados en la oficina y contarán con la posibilidad de realizar su trabajo desde cualquier parte del mundo gracias a la oportunidad que brinda la tecnología.

Lo único cierto será el cambio. Los profesionales tendrán que adaptarse, saber aprender, escuchar, mantener una mente abierta e innovadora y reinventarse de manera continua. Gracias a la oportunidad, que brinda la tecnología, de estar conectados, trabajar desde un pueblo ya no significa estar solos.

El trabajo por proyectos, la adaptación y reinvención constantes serán la norma en esta transformación digital del empleo.

¿Cuáles serán las profesiones más demandadas? ¿Qué ocurrirá con la automatización?

Me gusta hablar de ámbitos de conocimiento más que de profesiones. Sin dudas, todo aquello vinculado con tecnologías será el elemento transversal de cualquier empleo y necesitamos profesionales que sean capaces de codificar estas áreas. Creo en la fusión de tecnologías y creatividad, en los tecnocreativos como ámbito de futuro.

En este contexto, el cambio de los modelos educativos es muy importante. Las soft-skills jugarán un papel determinante y en ello es básico la capacidad de reinvención y aprendizaje continuos, y la curiosidad, más allá del ámbito de conocimiento.

Todas las tareas repetitivas van a desaparecer. Las habilidades necesarias estarán relacionadas con aquello que las máquinas tardaran en conseguir, y aquí los conocimientos humanísticos se van a volver a poner en valor.

Las profesiones que sepan mezclar conocimiento, tecnología, creatividad e imaginación marcarán la diferencia.

Una de las profesiones interesantísimas en el área del lenguaje semántico será la de entrenador de bots. Otras que cobrarán impulso serán el diseño de robots a nivel estructural, la creación de hologramas y todas las profesiones alrededor del coche autónomo.

Se necesitarán perfiles especializados vinculados al diseño de arquitectura virtual: personas que imaginen las ciudades del futuro y las casas virtuales más allá de las físicas.

Entre los nuevos profesionales estarán los tecnoagricultores, expertos en agricultura que conectarán drones con los parámetros necesario para optimizar las cosechas. También necesitaremos contadores de historias: si queremos atraer la atención en un mundo tan informatizado, este perfil será importante.

¿A qué incertidumbres nos enfrentamos en este entorno de cambios?

¿Serán las multinacionales más poderosas que los países, ¿dónde se va a generar el estado de esta nueva era? ¿Seremos capaces de trabajar desde cualquier parte del mundo?, ¿cómo se recauda y se redistribuyen esas rentas?

La distribución de las rentas en un mundo en el que seguramente existirá menos empleo, es sin duda un gran reto. Así como saber afrontar nuestro día a día y ser felices en un entorno de cambio permanente.

Hasta ahora hemos vivido en una época donde todo estaba predefinido. Teníamos las carreras establecidas por donde avanzar, pero para las próximas generaciones no hay un camino marcado, cada día está por definir.

SERVICIOS RELACIONADOS
Categorías

Etiquetas
OTRAS NOTICIAS DE TU INTERÉS