Cerrar
LLÁMANOS: 900 802 862

Cerrar
TE LLAMAMOS

Envíanos tu teléfono, y te llamaremos lo antes posible*.

O ESCRÍBENOS UN EMAIL

Completa el siguiente formulario y un experto de nuestro equipo atenderá tu solicitud.

Menu mobile Gesvalt | Consultoría, Valoración, Tasación Inmobiliaria Escíbenos Te llamamos
SOLICITAR TASACIÓN
Te llamamos
ACTUALIDAD

¿Qué podemos aprender de la COVID-19? Previsiones en el corto y en el largo plazo

11 enero 2021

La pandemia está cambiando la vida tal y como la conocemos. Las relaciones interpersonales, la atención sanitaria, la educación, la vida urbana, la economía, el trabajo, y muchos otros aspectos se han visto afectados.

¿Qué podemos aprender de la COVID-19? Previsiones en el corto y en el largo plazo

Por: Antonio González Barros, Colaborador de Know Capital.

La pandemia está cambiando la vida tal y como la conocemos. Las relaciones interpersonales, la atención sanitaria, la educación, la vida urbana, la economía, el trabajo, y muchos otros aspectos se han visto afectados. Pero, ¿cómo será nuestro mundo en los próximos años? ¿Cómo nos adaptamos a los actuales desafíos?

Aquí te aportamos una previsión globalizada sobre lo que se puede esperar a corto y largo plazo tras la crisis de la COVID-19.

 

Distancia social

La COVID-19 está impactando en nuestras prácticas sociales y culturales. Uno de los aspectos más destacados es el distanciamiento social. Aunque se permita el desconfinamiento, una parte de la población escogerá voluntariamente mantener las medidas de distancia, en especial las personas mayores o de riesgo.

Las implicaciones de esta práctica se seguirán sintiendo en turismo, viajes, hostelería y eventos y, en menor medida, en el comercio físico.

Nuevas formas de ocio, mayor uso de vehículos particulares, la búsqueda de viviendas con patio y terraza o las compras online se muestran como nuevas oportunidades para las pymes.

Nuevas oportunidades en el mercado laboral

La propia naturaleza de la conmoción que significa la COVID-19 está impactando en el empleo a nivel global. Aunque el golpe es rápido y se está haciendo sentir en los índices de desempleo, el horizonte de una vacunación masiva aporta certidumbre sobre el final de la pandemia y el inicio de la recuperación.

En este contexto, muchas personas de gran talento están disponibles para iniciar una nueva etapa laboral en las empresas con capacidad para detectarlas e incorporarlas en su plantilla.

Macro: endeudamiento público, déficit

El coronavirus ha disparado la deuda pública de todas las economías desarrolladas, sin excepción. La reacción de los países mediante generosas condiciones de liquidez está conduciendo a un escenario complejo con los niveles de endeudamiento en máximos históricos.

Macro: desbarajuste económico

El vertiginoso cambio que supuso la pandemia provocó la paralización en la actividad productiva general, salvo excepciones puntuales.

El coste del parón de la actividad se está sintiendo en las pymes en ámbitos de producción y el de las inversiones. Llevará tiempo y esfuerzo la adaptación a la nueva realidad, pero con los resultados exitosos de las diferentes vacunas, el reordenamiento económico tiene un horizonte más claro.

Sistema Sanitario

La pandemia no solo tiene impacto físico, sino también consecuencias psicológicas y sociales que invitarán a la reflexión sobre qué tipo de sistema sanitario tenemos y cómo prepararlo para los desafíos que vendrán.

Teletrabajo, una nueva era del trabajo

La pandemia ha obligado a las empresas y a los equipos humanos a cambiar su modo de trabajo de un día para otro cumpliendo con sus funciones a distancia.

En este contexto, el teletrabajo sale muy reforzado frente a los procesos ineficientes de la cultura de oficina.

Los trabajadores están viendo las ventajas de la flexibilidad del trabajo en remoto, que les da la posibilidad de conciliar la vida familiar el poder decidir dónde quieren vivir, todo gracias al aporte de la tecnología en la gestión a distancia.

Mientras tanto, las oficinas están adaptándose a la nueva realidad con el diseño de espacios físicos que fomenten la interacción y permitan mantener el contacto personal, imprescindible para impulsar la creatividad y resolver los problemas más complejos. 

También ha puesto en relieve las funciones vinculadas con la gestión de equipos, el desarrollo del talento o el management, que se han visto reforzados en las empresas ante los cambios rápidos producidos por la pandemia.

En esta nueva era, las empresas que gestionen mejor estos modelos híbridos de trabajo potenciarán la colaboración y conseguirán una ventaja competitiva. También se está alterando el modo en que abordamos el trabajo: las empresas van a mejorar la respuesta a las necesidades de sus clientes y consumidores.

Este cambio repentino hacia el teletrabajo proporciona una oportunidad única para reimaginar el modo en que trabajamos y cómo dirigimos las empresas.

Conflictividad social

La respuesta a la emergencia generada por la COVID-19 depende en parte de la cultura de cada país. El modo en cómo se aborde la gestión de la crisis puede ser una oportunidad para resolver conflictos previos y desactivar la conflictividad social.

Nuevas oportunidades

Toda empresa debe ser dinámica y estar preparada para reestructurarse y reubicarse de manera oportuna. Una crisis pone en evidencia los puntos débiles y fuertes de cada organización y ayuda a reflexionar sobre su experiencia y sobre lo que podrían hacer de manera diferente para fortalecer su negocio y estar mejor preparados para momentos de dificultad.

Aunque muchas empresas han sido duramente golpeadas financieramente por el Covid-19, también representa una oportunidad de aprendizaje para el futuro próximo. En la nueva realidad, acciones como implementar la tecnología antes de necesitarla, ampliar las fuentes de ingresos o entregar productos y servicios en múltiples formatos se muestran como necesarias para estar mejor preparados.

Mundo Postcovid

Aunque la pandemia aún sigue adelante y no se ha desarrollado completamente, se pueden hacer algunas especulaciones razonables sobre cómo será el mundo postcovid.

La crisis podría dar forma al mundo como lo hicieron otros grandes hitos de incidencia global, como la Segunda Guerra mundial o el ‘Crack del 29’ que dio paso a la Gran Depresión.

Miles de empresas se encuentran vulnerables ante el cierre de la actividad y las limitaciones a la movilidad. La gente ha cambiado patrones de comportamientos, estamos viendo cambios en la cultura del trabajo y de la economía.

Una transformación que podría estar aquí para quedarse. 

¿Qué esperar en el largo plazo, de 1 a 3 años?

Innovación y transformación digital

La transformación digital era un tema en la agenda de muchos negocios antes de la aparición de la COVID-19, y fue la pandemia la responsable de llevarla a lo más alto de la lista de prioridades de prácticamente todos los negocios del mundo.

El ritmo de la transformación digital se ha acelerado. El uso empresarial de la automatización está produciendo avances decisivos en la experiencia del cliente, la eficiencia operativa y la ventaja competitiva.

Los próximos planes de negocio de las pymes

La pandemia está desafiando a las empresas en todos los niveles. Las ha vuelto más conscientes de sus propias debilidades y a la vez a llevado a considerar hipótesis sobre lo que podría suceder.

Los diversos escenarios con implicaciones financieras estarán incorporados en los próximos planes de negocio de las empresas con el fin de prever sucesos imprevistos de gran impacto socioeconómico.

Flexibilidad ante un entorno cambiante

Las empresas pasarán a ser más ágiles en un entorno cambiante. Ganarán capacidad de contraerse o expandirse con mayor facilidad considerando más variables en los planes de negocio y aumentando la capacidad de adaptación ante condiciones adversas.

Aceleración de nuevas tendencias

Los cambios sociales, organizativos y de comportamiento impulsados por la crisis de la COVID-19 han hecho surgir nuevas tendencias y han acelerado otras preexistentes. La reducción del manejo de dinero en efectivo, los cambios de uso del espacio de oficinas, la mayor presencia del teletrabajo o las compras online, son algunos ejemplos.

Robotización

La preocupación por la salud de los trabajadores está impulsando una mayor utilización de robots en tareas como limpieza, vigilancia y logística. El envío de mercancías con drones civiles está ganando terreno impulsado por grandes compañías como Amazon. Los recientes anuncios de movilidad aérea eléctrica para el transporte de pasajeros en distancias cortas también demuestran el interés por una movilidad regional escalable, de alta velocidad y en un futuro, autónoma.

Insourcing y diversificación de proveedores

La pandemia puso en evidencia la fragilidad de la cadena de suministros ante un único gran proveedor mundial: China. En el área tecnológica, el gigante asiático es el responsable de la fabricación del 64% de los componentes y del ensamblaje del 81%.

La diversificación de países proveedores será una de las medidas de las empresas, así como el incentivo de los gobiernos por la producción de algunas industrias en sus regiones.

Macro: endeudamiento público, déficit

Que la deuda pública y privada está aumentando y los seguirá haciendo es un hecho. Las consecuencias de la pandemia han paralizado la economía mundial y los Estados acuden al rescate con la emisión de deuda en busca de evitar la caída de empresas estratégicas, de apoyar a las pymes y de frenar la caída de la renta de los sectores más afectados.

En este contexto, la crisis provocada por la COVID-19 presenta un desafío de grandes dimensiones para la gestión de sostenibilidad de la deuda y llevará a respuestas adaptadas a la realidad de cada país.

Macro: ¿deflación o inflación?

El debate sobre si vamos hacia un escenario inflacionista o hacia uno deflacionista está abierto.

La mayor tasa de desempleo de la que parte España en comparación con otras economías europeas implica una fuerte deflación de salario por distintas vías: reducciones directas, disminución de la jornada, congelamiento de salario.

A nivel sectorial, dependerá del estado de cada industria. La falta de suministros o la no recuperación ordenada de la cadena de suministros puede llevar a un contexto inflacionario, por una oferta insuficiente. Por el contrario, quienes consigan mantener intacta su capacidad de producción, podrían encontrarse en un escenario de deflación por contracción de la demanda.

SERVICIOS RELACIONADOS
Categorías

Etiquetas
OTRAS NOTICIAS DE LA MISMA CATEGORÍA
Tienda Online Gesvalt Salvar mi Empresa